En la práctica diaria se pueden observar a pacientes que descienden correctamente su peso corporal tras la realización de dietas y mientras que otras, recuperan el peso perdido rápidamente.

Los nutricionistas y la gente en general nos preguntamos ¿por qué?  y … ¿si pudieran haber otros motivos que lleven a las personas a aumentar de peso?

Según los investigadores españoles señalan luego de haber obtenido datos recolectados a través del estudio, que hay 2 hormonas implicadas en la regulación del apetito: “la leptina y la grelina”, que tienen un rol importante en la ganancia del peso perdido después de un régimen bajo en calorías.

Luego de hacer dieta, algunos pacientes se mantienen en el peso adecuado, mientras que otros vuelven a recuperar los kilos perdidos.

Este dato, podría ayudar a los médicos a identificar a las personas más propensas a volver a engordar.

La investigadora del Centro de Investigación Biomédica en Red- Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) y su equipo compuesto por investigadores del grupo de Endocrinología Molecular y Celular del Hospital Clínico de Sangiago de Compostela, hizo un seguimiento a 104 personas con sobrepeso u obesidad que se sometieron a una dieta baja en calorías durante 8 semanas.

Se hicieron varias mediciones y entre ellas, se midieron los niveles plasmáticos de grelina y leptina que presentaban los participantes al inicio y volvieron a repetir los análisis 6 meses después de la investigación.

¿Cuáles fueron las pérdidas de peso?

En general, los participantes perdieron aproximadamente el 5% de su peso corporal, mientras que muy pocos, consiguieron mantener este adelgazamiento en el tiempo.

Al cruzar los datos obtenidos, los autores de este trabajo que publicó la revista ‘The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism”, comprobaron que, aquellos que habían recuperado más del 10% de lo perdido luego de una dieta, presentaban niveles más elevados de leptina y cifras más bajas de grelina que el resto de los participantes del estudio ya sea al inicio como al final.

Por los resultados obtenidos, esto manifiesta que el funcionamiento de estas hormonas en la población en la cual aumentó el peso corporal luego de la dieta, no es correcto.

A pesar de los datos recogidos, no se ha podido determinar el mecanismo que explica la relación entre estas hormonas y la recuperación del peso.

Por lo tanto, es necesario ayudar a los pacientes a encontrar el método adecuado a cada persona y pensando en estrategias que los ayude a no volver a aumentar el peso perdido.

Inculcarles efectuar planes nutricionales no dietas que los ayude a poder tener continuidad y respetar el proceso de adelgazamiento y no creer en métodos mágicos que lo que hacen es lograr adelgazamientos rápidos sin modificaciones que los lleve a mantener el peso saludable.

Fuente: parte de la nota: El Mundo.es