La quinoa es técnicamente la semilla de una hierba, aunque es considerado un grano.

Se compara con los cereales por su composición y su forma de comerlo. Su sabor es agradable y es excepcionalmente versátil y fácil de usar.

Es un alimento de fácil digestión y se puede hacer germinar en poco tiempo. Su sabor recuerda bastante al del arroz integral, aunque su textura es mucho más fina y suave.

Su larga conservación se debe a la presencia de una saponina que protege el grano del ataque de parásitos o insectos, que sólo desaparece al lavarse con abundante agua.

Se cocina en 15 a 20 minutos y puede ser utilizado en una gran variedad de platos desde el desayuno hasta el postre. Por la mañana podés tomarlo como cualquier otro cereal de desayuno mezclándolo con pasas y canela. Para el almuerzo podes usarlo en ensaladas o  con vegetales salteados. Las posibilidades de la quinoa en la mesa son infinitas.

Propiedades:

 

  • Alto contenido de proteínas, y por ser una proteína completa, que contiene todos los aminoácidos necesarios para la construcción de las proteínas utilizadas por los seres humanos.
  • Excelente fuente de fibra dietética tanto soluble y como no soluble.
  • Gran variedad de vitaminas y minerales, especialmente magnesio, hierro, cobre y fósforo.
  •  Es libre de gluten y es fácil de digerir, muy baja en el índice glucémico, lo que significa que mantiene los niveles de azúcar en la sangre.
  • Apta para celíacos (personas intolerantes al glutén).
  • Para los vegetarianos por la gran cantidad de proteínas completas.
  • También para deportistas y mujeres embarazadas, con más necesidad de proteínas, minerales y vitaminas.

¿Qué se debe hacer antes de cocinar?

  • Revisarla sobre un plato para separar posibles piedritas ya que es un grano muy chiquito que se puede mezclar con impurezas.
  • Lavarla muy bien varias veces batiendo el agua y descartándola.
  • Dejarla en remojo una hora o más.
  • Transcurrido el tiempo de remojo, remover en el agua otra vez con una espátula o cuchara y cambiarla nuevamente de agua antes de hervirla.
  • Colocar abundante agua sin sal en dos cacerolas. Cuando comienza a hervir colocar la quinoa en una de ellas durante 5 minutos, colarla tirando el agua y volver a colocarla en el agua hirviendo del otro recipiente durante 15 minutos que es lo que tarda en reventar el grano. Dejar reposar unos minutos absorbiendo agua, colar y dejar enfriar.

¿Por qué se debe realizar este procedimiento?

 

La quinoa posee saponinas, sustancias tóxicas para los animales y seres humanos con propiedades parecidas a las del jabón, tanto que las mujeres centroamericanas acostumbraban lavarse el cabello o la ropa con el agua del remojo. La toxicidad depende del nivel de saponinas de la variedad que vayas a consumir, si es menor al 0,11% son quínoas dulces que son las ideales pero si es mayor al 0,11% son quínoas amargas por la gran cantidad de saponinas y más tóxicas.

 

En los paquetes de quinoa no se encuentra detallado en las etiquetas el nivel de saponinas de la variedad, por eso para evitar irritaciones digestivas y otras más delicadas, la única precaución que se recomienda es lavarla muy bien con agua varias veces.

Para que haya más variedad en los alimentos semanales elegidos, incluye la quinoa semanalmente y podrás verificar beneficios a tu salud.

Por libros editados, digitales o nutracéuticos (complementos nutricionales) comunícate a la dirección de e mail: libros.y.nutraceuticos@gmail.com

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces clic y listo.
Te espero.