Las personas gravemente obesas con deficiencia de vitamina D podrían ser menos móviles que las que tienen unos niveles normales de la vitamina, señala un estudio reciente.

Un mal funcionamiento físico puede reducir la calidad de vida y aumentar el riesgo de muerte precoz, anotaron los investigadores.

El estudio incluyó a 252 personas gravemente obesas que fueron cronometradas mientras caminaban 1,640 pies (unos 500 metros) y subían y bajaban un solo escalón 50 veces. Los participantes también proveyeron muestras de sangre y estimados de sus niveles de actividad física.

Los que tenían los niveles más bajos de vitamina D tenían los tiempos más lentos de caminar y las cantidades más bajas de actividad física, según el estudio, que aparece en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

Las personas con obesidad grave ya tienen ocho veces más probabilidades de presentar un mal funcionamiento físico que las personas con un [peso corporal] saludable, señaló  la revista el coautor del estudio, Tomas Ahern, del Hospital Universitario St. Columcille’s y St. Vincent’s de Dublín, Irlanda.

Un nivel bajo de vitamina D contribuye al deterioro del funcionamiento físico en esta población. Entre los que tienen obesidad grave, el 43 por ciento están en riesgo de deficiencia de vitamina D. Alrededor del 6.5 por ciento de los adultos estadounidenses son gravemente obesos.

Aunque el estudio no probó que los niveles bajos de vitamina D impidan la movilidad, sí sugiere que podría existir un vínculo entre ambas cosas.

Mejorar el estatus de la vitamina D podría ser tan sencillo como pasar más tiempo fuera, dado que la exposición al sol puede aumentar la producción natural de vitamina D del organismo, señaló Ahern.

Fuente: Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.
Te espero.