Parece ser que la obesidad se da en las familias, podría ser más fuerte entre los hermanos, según un estudio realizado por investigadores publicado en la revista American Journal of Preventive Medicine.
.

Aunque los hermanos mayores en una casa donde hay dos hijos con un progenitor obeso tienen más del doble de probabilidades de ser obesos, tener 1 hermano mayor obeso podría hacer que ese riesgo fuera más de 5 veces mayor para el hermano pequeño, tanto si los padres son obesos como si no, indicaron los investigadores.

“Los hermanos ejercen una gran influencia”, dijo el investigador principal, Matthew Harding, profesor asistente en la Facultad Sanford de Política Pública de la Universidad de Durham, en Carolina del Norte.

“Los niños a menudo modelan su conducta en función de la de sus hermanos mayores, a pesar de que sus padres juegan un papel importante en la determinación de la salud de sus hijos. A pesar de ello, hermanos mayores,  pueden ejercer una gran influencia en las actitudes y conductas de los hermanos pequeños en relación con la alimentación y el ejercicio”.

Por ejemplo, si los hermanos tienen el mismo sexo, un chico que tenga un hermano mayor obeso tiene 11 veces más probabilidades de ser obeso, según esta investigación.
Esto hace pensar en las estrategias en el diseño de la prevención o tratamiento de afecciones como la obesidad, teniendo en cuenta los lazos que se han creado entre hermanos.

Aunque los hallazgos indicaron una asociación entre el riesgo de obesidad y los hermanos, no demostraron que hubiera un vínculo de causalidad entre ambos.

Para realizar el estudio, el equipo de Harding recogió datos de más de 10,000 hogares estadounidenses y descubrieron que el riesgo de obesidad en la infancia varía en función del número de hijos y de su sexo.

En concreto, los investigadores descubrieron que, en un hogar con un solo hijo en el que uno de los padres es obeso, el niño tiene 2.2 veces más probabilidades de ser obeso. En las familias con dos hijos, sin embargo, descubrieron que el vínculo era incluso mayor entre los hermanos.

El estudio también descubrió un vínculo entre el sexo de los niños y el riesgo de obesidad. En los hogares con un hijo, las chicas tenían menos probabilidades de ser obesas que los chicos.

En los hogares con dos hijos, el grupo de Harding halló que los hermanos pequeños eran influenciados por los mayores, sobre todo si el sexo era el mismo.

El chico más pequeño en un hogar con dos hijos tiene 11.4 veces más probabilidades de ser obeso si el hermano mayor lo es, señalaron. Si el hermano mayor es una chica, el chico tiene 6.6 veces más probabilidades de ser obeso.

Si la hermana pequeña es una chica, tiene 8.6 veces más probabilidades de ser obesa si su hermana mayor es obesa. Pero si ella tiene un hermano mayor obeso, entonces no tiene una probabilidad mayor significativa de ser obesa, descubrieron los investigadores.

El ejercicio y cuánto comían los niños jugaban un papel clave en la prevención de la obesidad. El equipo de Harding halló que un hijo único tenía menos probabilidades de ser activo físicamente y era más propenso a comer comida rápida que los que tenían hermanos y hermanas.

Fuente: HealthDay News

 

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.
Te espero.