Gracias a sus propiedades nutritivas le podría considerar como un excelente complemento alimenticio multivitamínico, ya que contiene ácido tartárico y cítrico, gran cantidad de vitaminas, sobre todo B, fierro, calcio, fosforo, potasio, magnesio y un altísimo contenido de fibra.

Tanto la pulpa, las hojas como la corteza del árbol de tamarindo tienen aplicaciones medicinales. La pulpa de tamarindo ha estado incluida en las farmacopeas británica y americana como laxante suave y se han descrito multitud de aplicaciones medicinales.

Los frutos del tamarindo son purificdores, astringentes, fantifebril, antisépticos y refrescantes.

Las infusiones de tamarindo son útiles en los estados febriles y la pulpa de tamarindo se utiliza en los pacientes convalecientes para mantener la función intestinal. También es útil en los desordenes biliares.

Externamente se utilizan para lavar ojos ulcerados y para hacer gargarismos.

Recientes estudios han demostrado que el fruto del tamarindo protege a los animales de laboratorio de la arteriosclerosis inducida por una dieta hipercolesterolémica. Adicionalmente un pequeño estudio clínico sugiere que el tamarindo mejora los niveles de colesterol total y la presión arterial.

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.
Te espero.