Una alimentación rica en ácidos grasos omega 3 podría ayudar a reducir el riesgo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad neurodegenerativa fatal, también conocida como enfermedad de Lou Gehrig, según un estudio reciente.

Estos ácidos grasos (que lo más habitual es que se encuentren en ciertos pescados) son conocidos porque reducen la inflamación y es estrés oxidativo en las células. Ambos procesos pueden dañar al tejido nervioso, según los autores del estudio.

Hace mucho que se relaciona la inflamación y el estrés oxidativo con la ELA, dijeron los autores del estudio, de modo que cualquier nutriente que se oponga a esos procesos podría ser útil.

En el estudio, “los individuos con una ingesta dietética mayor de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 totales (un tipo esencial de grasa dietética hallada en los aceites vegetales y el pescado) tenían un riego más bajo de ELA”, dijo la investigadora principal, Kathryn Fitzgerald, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston.

“También descubrimos que una mayor ingesta dietética de ácido alfa-linolénico, un tipo de ácido graso presente en los aceites vegetales y en los frutos secos, también se asocia con un riesgo de ELA menor”, indicó.

Para el estudio, el equipo de Fitzgerald observó la asociación entre la ELA y estos ácidos grasos en casi 1,000 pacientes de ELA. Hallaron que los que comieron más alimentos que contenían ácidos grasos omega 3 tenían el riesgo más bajo de contraer la ELA.

Las personas que quedaron dentro del 20 por ciento de los que ingirieron más ácidos grasos omega 3 redujeron sus probabilidades de contraer la ELA en un tercio, en comparación con los que quedaron dentro del 20 por ciento de los que tomaron menos, halló el estudio.

Fitzgerald advirtió, sin embargo, que el estudio fue observacional, de modo que los investigadores observaron los datos de fuentes publicadas y no de un ensayo aleatorizado realizado por ellos. “De modo que no podemos afirmar que haya una relación de causalidad, sino solamente que hay una asociación”, dijo.

Y hubo otra advertencia: el estudio solamente observó el riesgo de contraer la ELA. No se sabe si un nivel alto de ingesta podría ayudar con el tratamiento de las personas que ya tienen la enfermedad.

“Se necesitan estudios futuros para establecer si un aumento de la ingesta de omega 3 podría ser útil para las personas con ELA”, Dijo Fitzgerald.

La ELA es una enfermedad relativamente rara, indicó. “En la actualidad, hay aproximadamente entre 20,000 y 30,000 estadounidenses que tienen ELA, y a aproximadamente 5,000 pacientes les diagnostican ELA cada año”, indicó Fitzgerald.

El informe aparece en la edición en línea del 14 de julio de la revista JAMA Neurology.

El Dr. Michael Swash es un neurólogo británico del Hospital Real de Londres y autor de un editorial acompañante de la revista. Cree que el nuevo estudio “es importante porque aporta la posibilidad de un factor ambiental, [la dieta], en los procesos complejos que desencadenan la aparición de la ELA”.

Los factores dietéticos podrían ser ese tipo de factor, y esta investigación abre la puerta un poco en torno a esa idea, dijo Swash.

“Quizá nos encaminemos a dos formas de terapia: una que prevenga el trastorno, una solución ideal, y otra que ralentice la progresión de la enfermedad, también necesaria”, añadió.

Fuente: Health Day

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA,  Alicia Crocco Lic. en Nutrición y Libros Digitales de la Lic. en Nutrición Alicia Crocco. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.