Contaminación de frutas rojas

Según la AUTORIDAD EUROPEA DE SEGURIDAD ALIMENTARIA (EFSA), la Salmonella y el norovirus son los principales riesgos que afectan a las frutas rojas (frutillas, moras, frambuesas y arándanos), debido a ciertas prácticas en la cadena alimentaria.

Existen distintos sistemas de producción para estos alimentos.

Varían en función del:

  • Tipo de fruta.
  •  Si es fresca o congelada o
  • El origen geográfico.

Un estudio reciente establece que los principales riesgos de contaminación para estas frutas silvestres están condicionados por factores como:

  • La lluvia.
  • El empleo de agua contaminada para riego o
  • La aplicación de plaguicidas y la utilización de equipos contaminados.

¿Cuáles fueron los resultados? Se detectó la contaminación con Salmonella y norovirus.

Los expertos, han analizado el peligro de la presencia de estos microorganismos en estas frutas rojas a lo largo de toda la cadena alimentaria. Para ello, han tenido en cuenta todo el proceso desde que se cultivan hasta que se comercializan estas frutas, especialmente en los primeros pasos de la producción, donde se han identificado varias fuentes responsables de contaminación.

¿Cuáles serían los riesgos en la producción primaria?

  • La influencia que tienen los sistemas de producción agraria, su origen y posterior procesamiento.
  • La contaminación cruzada, representa uno de los mayores riesgos de contaminación.

¿Cuáles fueron las principales conclusiones a las que han llegado los expertos?

Que la contaminación por Salmonella, a pesar de que está poco documentada, está influenciada por:

  • Los aspectos ambientales (proximidad con granjas de animales y condiciones climáticas).
  • El uso de estiércol o abono sin tratar o
  • La utilización de agua para fines agrícolas contaminada.

Los agentes que inciden en la contaminación por norovirus se asemejan a los de Salmonella son:

  • Los factores ambientales(sobre todo precipitaciones, que aumentan la transferencia de este microorganismo en las aguas residuales).
  • El empleo de aguas residuales contaminadas y
  • La contaminación cruzada a través de los manipuladores y de los equipos de cosecha.

A través de los manipuladores, tanto en la contaminación por salmonella como por norovirus, la contaminación cruzada en la producción primaria representa uno de los mayores riesgos.

¿Cómo reducirlo?

En el caso de Salmonella: el lavado de las manos con desinfectantes adecuado.

Los estudios sobre la prevalencia de norovirus en las bayas son limitados y los datos sobre el poder de este virus son escasos, aún así no se descarta el criterio de higiene para la prevención de norovirus en las frambuesas y frutillas congeladas.

Para la prevención tanto de la Salmonella como del norovirus:

Tanto en la producción como en el  procesado de bayas, reside en la correcta aplicación de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), Buenas Prácticas de Higiene (BPH) y Buenas Prácticas de Manufactura (BPM).

Si se utilizan a lo largo de toda la cadena de producción, influyen de forma directa en el control de riesgos microbiológicos.

Prestar especial atención a:

  • Las fuentes de agua de riego.
  • Los productos químicos agrícolas como fungicidas y
  • La entrada de agua contaminada por aguas residuales.

Hay que informar a los manipuladores para que puedan desempeñar sus funciones de manera higiénica y segura.

En el caso de Salmonella, esto adquiere una importancia relevante, puesto que se ha demostrado que las principales maneras de prevenirla, son evitando el contacto directo con equipos o superficies contaminados.

La higiene de manos, tanto para este patógeno como para norovirus, es un requerimiento imprescindible para los manipuladores de alimentos en todas las etapas de producción, según la EFSA.

Fuente: Consumer.es

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA,  Alicia Crocco Lic. en Nutrición y Libros Digitales de la Lic. en Nutrición Alicia Crocco. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.