Supuestamente, las etiquetas de los productos alimentarios nos ayudan a tomar decisiones con conocimiento de causa sobre lo que comemos.

Para elegir una dieta saludable, es fundamental conocer la composición de los alimentos. Sin embargo, estudios efectuados por el EUFIC (Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación) en el año 2004, sugieren que las etiquetas no ofrecen al consumidor lo que quiere y, por lo tanto, este suele ignorarlas.

La terminología empleada en las etiquetas no es entendida del todo. Los consumidores no utilizan las largas listas de cifras que suelen aparecer en las etiquetas para conseguir llevar un régimen alimentario saludable. No es una cuestión de falta de confianza (los consumidores consideran que la información que aparece en las etiquetas es correcta), sino que, en todo caso, es un problema de comunicación.

La función de las etiquetas no es clara. A menudo, la información nutricional se confunde con la lista de ingredientes y, en muchos casos, el consumidor no sabe cómo integrar la información facilitada en sus decisiones alimentarias diarias.

Desmitificar la etiqueta

La investigación efectuada por el EUFIC arrojó que las etiquetas no son sugerentes ni motivadoras. ¿Qué solución podría encontrarse? En líneas generales, la respuesta está relacionada con tres aspectos:

Presentación

  El consumidor quiere que las etiquetas sean legibles, claras y atractivas, y que estén bien estructuradas, que la información esté bien destacada. A pesar de que no parecen gustarle, acepta las limitaciones que presentan los envases pequeños y los diversos idiomas que se incluyen. Quiere indicaciones sobre dónde encontrar más información (por ejemplo, sitios Web con pautas sobre estilos de vida) y desearía que hubiese coherencia y uniformidad entre unas etiquetas y otras.

Comprensión

La terminología empleada en las etiquetas nutricionales produce confusión en muchos consumidores. Necesitan términos que puedan comprender y que los ayuden a decidir sobre lo que es importante.

La nutrición es una ciencia, pero la mayoría de los consumidores no son científicos. ¿Qué es el sodio?, ¿es lo mismo que la sal? ¿Qué son los ácidos grasos poliinsaturados? ¿Qué son los ácidos grasos trans? ¿Son ambos igual de buenos o malos para nosotros? ¿Cómo podemos saberlo?

Aunque el consumidor reconoce que todo no cabe en la etiqueta, necesita acceso a información adicional que lo ayude a saber cómo pasar de la información nutricional a la acción. Una vez más, la claridad, el orden y la coherencia son fundamentales.

Confianza

  Los consumidores deben poder confiar en que la información facilitada en las etiquetas procede de una fuente fiable. Debe indicarse claramente el origen de esta información y quién la facilita o corrobora. Es posible que en la información que ofrecen las etiquetas no se estén teniendo en cuenta las necesidades de los consumidores. Estudios como el del EUFIC señalan que incluir mayor número de cifras, listas más largas e información más densa no producirá el efecto deseado de promover una alimentación saludable. Los consumidores necesitan saber más antes de poder comprender más datos y deben ser capaces de aplicar estos conocimientos con buen criterio. Necesitan referencias comprensibles y manejables, con el respaldo de una autoridad apropiada y fiable. Precisan información sencilla y fácil de usar en el consumo alimentario diario.

Existen muchos aspectos de la terminología de las etiquetas que pueden mejorarse. Sin embargo, mientras los consumidores carezcan de conocimientos mínimos sobre términos y requisitos nutricionales, la información de las etiquetas no servirá de mucho. Por consiguiente, es imprescindible ofrecer una mejor educación nutricional para mejorar los conocimientos sobre nutrición.

Planear una alimentación saludable significa seleccionar una variedad de alimentos, pero, al mismo tiempo, verificar el contenido de grasas no saludables y de calorías.

 Contenido extraido del libro Ansiedad VS, Saciedad. Lic. en Nutrición Alicia Crocco

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA,  Alicia Crocco Lic. en Nutrición y Libros Digitales de la Lic. en Nutrición Alicia Crocco. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.