Los hidratos de carbono o carbohidratos: Los almidones y azúcares son la principal fuente de energía, junto con las grasas.

¿Para qué se necesitan? Para conservar las proteínas del organismo y que puedan cumplir sus funciones.

Se acumulan como energía en el hígado y son aprovechados cuando el organismo los desea utilizar.

Si los consumes en exceso, se almacenarán como grasa.

Debes saber que existen dos tipos de hidratos de carbono: un grupo son los simples. Están en la leche y las frutas. También en dulces, golosinas en general y gaseosas.

La harina y los panes blancos, las facturas y otros productos de panadería (tortas, facturas y pastelería) están hechos con agregado de grasas y azúcares. Son fácilmente asimilables y estimulantes del apetito. No los consumas diariamente, debido a que aportan calorías vacías, es decir, no le brindan nutrientes a tu organismo.

El otro grupo es el de los complejos (almidones), como la papa, la batata, el choclo, los cereales y derivados (arroz, polenta, semillas, etc.) y sus harinas, legumbres y sus harinas, pastas y otros. Se absorben lentamente. Debes incorporarlos a tu alimentación diaria, ya que te van a facilitar la energía necesaria para realizar las actividades cotidianas. Aportan numerosos nutrientes, como vitaminas, minerales y fibra.

Los hidratos deben cubrir del 50 al 60% del total de las calorías en el día. De un 40 a un 50% deberán ser complejos y un 10%, simples.

 

Es importante para que tengas en cuenta que, los procedimientos de cocción influyen en la saciedad.

No es lo mismo consumir papa en puré que hervida y fría mezclada con vegetales sobre todo crudos.

La calabaza y el zapallo, son vegetales que frecuentemente eligen. Son alimentos con excelentes propiedades antioxidantes, que las proveen a través de la vitamina A que se transforma luego de ser ingerida en el organismo y que éste la utiliza de acuerdo a sus necesidades.

No obstante, estos dos vegetales son muy fácilmente digeridos en el organismo y no es conveniente elegirlos en aquellos que quieren adelgazar.

Es un mejor recurso elegir 1 plato de pastas (fideos secos- fetuccini, farolitos, etc.) cocidos al dente mezclados con 1 plato sopero de verduras de todos los colores, preferentemente crudas. Esto ayudará a prolongar la saciedad.

3 rodajas de calabaza equivalen proporcionalmente respecto al valor energético a 1 plato postre de pastas. Después de saber esta información ¿Qué vas a elegir para producir mayor saciedad?

Es interesante que aprendas los recursos para que puedas adelgazar sin pasar hambre y logrando saciedad.

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA,  Alicia Crocco Lic. en Nutrición y Libros Digitales de la Lic. en Nutrición Alicia Crocco. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.