Antes del embarazo: Si hay diabetes , planificar bien el embarazo

Diabetes

Toda diabética insulinodependiente y no insulinodependiente en edad de procrear debe conocer si tiene complicaciones crónicas y su grado de severidad. Si tiene complicaciones, debe saber la evolución de estas durante la gestación.

Las mujeres con diabetes mal controlada desde antes del embarazo tienen aproximadamente tres veces más probabilidades que las mujeres no diabéticas de tener un bebé con algún defecto congénito grave; aumentan los riesgos de sufrir abortos espontáneos, cetoacidosis, hipoglucemias, infecciones, preeclampsia (una complicación del embarazo que se caracteriza por alta presión arterial y proteína en la orina —consulta la p. ………….—), mortalidad perinatal (es decir, en el período de tiempo inmediatamente anterior o posterior al momento del nacimiento del bebé: desde la semana 28 de gestación aproximadamente hasta los primeros sietes días después del parto), macrosomía fetal (peso elevado al nacer: más de 4 kg), dificultad respiratoria, hipocalcemia (disminución del calcio en sangre), hipoglucemia (disminución de la glucemia sanguínea), hipomagnesemia (disminución del magnesio en sangre), ictericia (piel amarilla) y malformaciones congénitas que a veces son incompatibles con la vida.

El control del azúcar en la sangre antes del embarazo y durante los primeros meses de este puede ayudar a prevenir los defectos congénitos. El buen control de azúcar en la sangre durante el embarazo y el aumento de peso adecuado ayudan a prevenir el crecimiento excesivo del bebé y pueden reducir las probabilidades de complicaciones antes del parto y durante este.

Para evitar todas estas complicaciones, serán necesarios los controles médicos previos:

  • Evaluación del estado clínico nutricional, presencia de enfermedad cardiovascular, neuropatía, oftalmopatía (retinopatía diabética), neuropatía, patología tiroidea y otras.
  • Tratamiento de las patologías descompensadas.
  • Logro de un adecuado control metabólico, debiéndose mantener, desde tres meses antes de la gestación y durante el período de embarazo, la glucemia, la hemoglobina glicosilada y la fructosamina dentro de los valores normales, y evitándose la hipoglucemia (valores de glucemia por debajo de 70 mg/dl) y la cetonuria (presencia de cuerpos cetónicos en la orina).

 

De esta manera podremos disminuir el riesgo de malformaciones congénitas, que, como ya señalé, son tres veces más frecuentes en diabéticas mal controladas.

Textro extraido del libro Nutrir mi embarazo. Lic. en Nutrición Alicia Crocco

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA,  Alicia Crocco Lic. en Nutrición y Libros Digitales de la Lic. en Nutrición Alicia Crocco. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.