Si eres diabético y tienes azúcar en sangre muy elevado, con el tiempo, esto puede causar daños renales.

Los riñones son filtros que limpian la sangre. Si están dañados, los desechos y los líquidos se acumulan en la sangre en lugar de salir del organismo.

El daño renal ocasionado por la diabetes se denomina “nefropatía diabética”.

Comienza a ocurrir mucho antes de que aparezcan los síntomas. Un signo precoz es la presencia de pequeñas cantidades de proteínas en la orina. Un examen de orina puede detectarla. Un análisis de sangre también puede ayudar a determinar el funcionamiento renal.

Si el daño continúa, los riñones pueden fallar. De hecho, la diabetes es la causa más común de insuficiencia renal en los Estados Unidos. Las personas con insuficiencia renal requieren diálisis o un trasplante renal.

Es posible retrasar el progreso del daño renal o impedir que empeore. Controlar la glucemia y la presión arterial, tomar los medicamentos y no comer demasiadas proteínas puede ayudar.

 

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces clic y listo.
Te espero.