Salud

Las vacaciones serán más placenteras si seguimos cuidando nuestra salud y eligiendo inteligentemente las comidas y bebidas. Permisos atractivos para evitar los kilos de más y el desaliento al regreso.,

Si tenés kilos de más y antes de las vacaciones estabas cuidándote, te voy a sugerir alguna medidas para que a tu regreso no tengas más kilos de los que se preveían.

Cuidá el resultado que lograste antes de tus vacaciones, haya sido pequeño o grande. Eso no quiere decir que no te tomes algunos permisos. Todo es cuestión de que comas con inteligencia.

La mala elección de las comidas y bebidas puede llevarte a descontroles y a que tu mente se resigne, que no te permita volver a los hábitos que te estaban ayudando a mejorar tu calidad de vida.

Deberás manejar tus pensamientos. No siempre se puede, y si existen tropiezos, deberás aceptarlos como parte de la vida para no sentir frustración y para que no sean más poderosos que tu objetivo.

Si tu decisión es adelgazar y durante este período no querés estar pendiente de la comida, no permitas que las caídas te desvíen de tu  meta. Si estás dispuesto, esta guía te ayudará para que la balanza no te muestre un resultado que te quite la decisión de seguir adelgazando luego de tus vacaciones.

El período vacacional puede jugarte en contra si, en lugar de cuidarte, te justificás diciendo que es una etapa de descanso y no de presiones.

En lugar de tener estos pensamientos que evitan que trabajes un poco en pequeños cuidados, te pronpongo que elijas adecuadamente tus comidas y bebidas, Comprobarás que no es tanto lo que deberás ceder.

Quiero ayudarte con algunos consejos para que no retrocedas y a tu regreso escapes a la balanza o te pongas ropa holgada para disimular los kilos que acumulaste o te deprimas y te sientas mal.

Estos consejos te ayudarán a pensar en la posibilidad de disfrutar de la comida. Si elegís cuidadosamente tus comidas, podrás darte gustos controladamente y que la depresión no le gane a tus deseos y necesidades de adelgazar.

– Movete. Aprovechá a caminar con tus amigos o familia. Eso ayudará a que tu metabolismo esté más activo.

– Poné un freno a tus impulsos de elegir inadecuadamente tus platos de comidas y de bebidas.

– No te postergues. Hoy es el momento de “decidir cuidarte aun durante las vacaciones”.

– Eso no quiere decir que todo está prohibido, que no puedas tomar un helado, saborear un rico sándwich de milanesa o un asado con achuras. Si lo hacés controladamente, no significará que aumentes de peso.

– No escapes a la balanza. Es el momento en el cual puede estar a tu favor avisándote si te está yendo mal o tal vez te dé una sorpresa que te estimule a cuidarte.

– Pesate cada 3 días en la misma balanza, a la misma hora y con la misma ropa.

– No permitas que los obstáculos te superen. Hacé una lista de cosas que te estimulen a entender lo importante que es comer un poquito menos.

– Esos pequeños cambios te ayudarán a no tener miedo de subir a la balanza y a continuar el proceso de adelgazamiento.

– La comida no debe ser más importante que tu vida, que tus deseos de cambiar.

– Ese placer durará sólo el período vacacional y luego ¿qué pasará con tu psiquis, con tu objetivo de descenso de peso? ¿Seguirás estando estimulado para continuar o comenzar?

 

Guía para cuidarte durante las vacaciones

Desayunos y meriendas: (opciones)

– Leche chocolatada (1 vaso de leche. 1 cucharadita de las de té de cacao en polvo y edulcorante).  1 sándwich pan integral sin tostar con 1 feta de jamón cocido magro y queso de máquina.

– 1 yogur descremado firme (sin frutas ni cereales). 2 medialunas.

– 1 licuado de leche descremada con 1 banana (1 vaso de leche descremada y 1 banana no madura, agregar mucho hielo. Saldrán dos vasos de licuado y da mucha saciedad). 4 galletitas de salvado (menos del 2% de grasas) con queso untable descremado.

 

Entrecomidas: (elegir dos entre estas opciones)

– 1 huevo duro.

– 1 omelet de queso (2 claras de huevo).

– 1 vaso de leche descremada.

– 1 banana no madura (chica) o 1 higo mediano o 15 uvas medianas o ½ palta chica.

– 16 pasas de uva o 3 dátiles.

– 1 latita de cerveza.

– 20 maníes grandes sin sal u 8 aceitunas o 12 almendras o 15 avellanas o 10 castañas de cajú o 8 mitades de nueces o 5 nueces de macadamia o 12 nueces de pecán.

Aclaración: podés pedir en un bar 1 licuado de banana con leche descremada con edulcorante y le solicitás que te ponga además mucho hielo para que salgan 2 vasos.  Esta entrecomida, sólo 1 o 2 veces a la semana.

Siete menúes sencillos

Porciones de alimentos:

– Carnes magras: tamaño de tu palma de mano con los dedos juntos.

– Vegetales crudos y/o cocidos al vapor: 1 plato sopero por comida.

– Papa, batata, choclo, arroz integral y otros derivados, pastas, preferentemente secas o fideos gruesos cocidos al dente: 1 plato mediano mezclado con 1 plato sopero de verduras de todos los colores: tamaño de tu puño de mano, ya cocidos. Estos alimentos se reemplazan entre sí.

– Postre: 1 fruta o un postre detallado en el menú después de las comidas.

– Condimentación: 1 cucharadita de las de té de aceite para las ensaladas, vinagre o aceto o jugo de limón, cantidad suficiente. Utilizar condimentos aromáticos, ajo picado.

– Cocción de las carnes: puede ser a la parrilla, a la plancha, al horno, con el agregado de 1 cucharadita de las de té de aceite y extraído el excedente con una servilleta de papel.

Día 1
Almuerzo: vegetales crudos y/o cocidos al vapor. 1 Papa hervida y fría en la ensalada o 1 choclo (puede ser en lata).
1 fruta fresca.
Cena: carne roja magra. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.
1 flan sin caramelo.

Día 2
Almuerzo: Vegetales crudos y/o cocidos al vapor. Arroz integral.
Fruta fresca.
Cena: carré. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.
Ensalada de frutas sin azúcar.

Día 3
Almuerzo: vegetales crudos y/o cocidos al vapor. 1 batata hervida y fría.
1 fruta fresca.
Cena: pescado sobre cebolla y tomate o a la parrilla, o atún o caballa al natural. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.
Aspic.

Día 4
Almuerzo: Vegetales crudos y/o cocidos al vapor. 1 choclo.
1 fruta fresca.
Cena: Carne magra. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.
1 helado de fruta (2 bochas).

Día 5
Almuerzo: vegetales crudos y/o cocidos al vapor. Lentejas.
Fruta fresca.
Cena: Pollo sin piel. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.
Flan sin caramelo.

Día 6
Almuerzo: fideos secos cocidos al dente mezclados con vegetales crudos y/o cocidos al vapor.
Fruta fresca.
Cena: Pescado. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.
1 fruta fresca.

Día 7
Almuerzo: vegetales crudos y/o cocidos al vapor. 1 papa hervida o batata o 1 choclo o arroz integral o trigo burgol.
Fruta fresca.
Cena: Carreé. Vegetales crudos y/o cocidos al vapor.
1 fruta fresca o gelatina.

– Movete, no te quedes quieto. El sedentarismo te acercará a las tentaciones.

– Reunite con gente que esté en tu misma sintonía.

– No seas conformista y pensá en tu salud. Pequeños cambios te ayudaran y te beneficiarán. No lo dudes.

– No pienses en dietas sino en adquirir ciertos cuidados para no sorprenderte luego cuando subas a la balanza.

– Animo… es mejor elegir y luego festejar. Tu salud vale más que cualquier tentación.

* Alicia Crocco es Licenciada en Nutrición, autora de Nutrir mi Embarazo, Ansiedad Vs. Saciedad, Creo & Adelgazo, entre otros, y de los libros digitales Como Bien Adelgazo Mejor. Planes A, B, C y D. Conduce y participa activamente en su programa Alimenta Tu Vida, los domingos 18:30 horas. Repeticiones: martes a las 15:00 horas, miércoles: 17:00 horas, jueves: 13:00 horas y sábados 12:00 horas (al mediodía), por Metro; www.alimentatuvida.com.