Este vegetal que fue tan promocionado allá por 1.930 en los Estados Unidos mediante un dibujo animado (Popeye el Marino), quien adquiría asombrosa fuerza gracias a su consumo ya que posee muchas cualidades cuando se consume crudas.

Rica en hierro y nutritiva, las espinacas tuvieron su auge en plena época de la depresión en los Estados Unidos, donde la población necesitaba consumir alimentos baratos y ricos en vitaminas, ya que la correcta alimentación no estaba al alcance de la clase popular.

Más allá de su historia y del famoso dibujo animado que las representaron por años (incluso hasta hoy), las espinacas son muy buenas para aportar a la alimentación hierro y prevenir la anemia por su alto contenido en hierro. No obstante, hay que destacar que es un alimento en el cual el hierro en no hem, que quiere decir que no se absorbe tanto como el que aportan las carnes y derivados. Necesita para su absorción la presencia de vitamina C: 1 fruta cítrica, 1 kiwi.

Ayudar en la recuperación a las personas con deficiencias linfáticas.

Crudas pueden ser consideradas un laxante natural por su gran valor de fibras, pero además, a su paso fortalecen el sistema digestivo y limpian las vías urinarias. Se utilizan en el tratamiento de las enfermedades artríticas y los dolores de cabeza intensos. Su consumo habitual tonifica el sistema nervioso y ayuda para una mejor actividad cerebral, es muy buena para sobrellevar las enfermedades de la piel.Como lo indicamos al principio, según sea la forma de consumo de la espinaca (cocida o cruda) y también su se aplican como cataplasmas combinadas con otras sustancias naturales, sus efectos son fantásticos y muy recomendables.

 

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces clic y listo.

Si eres profesional del área de la salud, también puedes hacerte fan de Cursos Profesionales Salud (CPS), haciendo lo mismo.