Nutrición

La sal, las frituras y las bebidas con gas no son buenas compañeras de vuelo. Acá, consejos para viajar liviano.

comida-elijas-debera-liviana-hidratarte_CLAIMA20150427_0183_27 (1)

¿Cuántas horas deberás viajar en avión? ¿Son muchas? Por eso, antes de que lo hagas, sería cuestión que pienses en las veces que viajaste por este medio y hayas tenido ciertos malestares. Si encontraste las respuestas, entonces, te sugiero que prestes atención a la elección de alimentos y de bebidas que te pueden ayudar o que puedan ser el vehículo de ciertas molestias gastrointestinales.

¿Cuáles son las molestias que puedes tener durante el viaje?

Podés tener hinchazón de piernas, retención de líquidos, meteorismo (gases), cansancio, pesadez, entre otras.

Por tal motivo es útil que prestes atención a algunos consejos que te voy a dar para que las evites y que sepas elegir con inteligencia lo que te ofrecen durante el viaje.

La comida que elijas deberá ser liviana y debés hidratarte bien antes del viaje y durante el mismo. Esto es para evitar o disminuir las molestias gastrointestinales, la pesadez y la retención de líquidos.

Movete de vez en cuando. Caminá por el pasillo, move los brazos, cuello, hombros y brazos.

Elegí los menúes que no contengan grasa, sin carnes, ni fritos, ni rebozados. Por ejemplo, arroz, pastas, verduras que no sean: el ají morrón, los alcauciles, la cebolla, los coles (repollo brócoli, coliflor, etc.), la lechuga y el pepino. Estas pueden producir meteorismo, hinchazón y malestares.

En la bandeja tendrás un sobrecito de sal. Evitala. Eso te producirá retención de líquidos y molestias posteriores.

Toma infusiones, agua sin gas, priorizando aquellas que tengan baja cantidad de sodio. Evitá el café y las bebidas alcohólicas. Las bebidas sugeridas te hidratarán evitando la retención de líquidos. Después de la comida en lugar de café elige mate cocido o té.

Evita comer los palitos con sal, y todo lo que sea industrializado como galletitas, que tienen mucha sal en su composición química. También evitá el pan, que generalmente tiene mucha sal.

Puede ser que durante el viaje presentes síntomas de mareos, que tengas bajones de los niveles de glucemia en sangre (hipoglucemia). Esto podrá ser causa de debilidad, turbidez en la vista, confusión mental, sudoración, náuseas y ansiedad. Por tal motivo, será necesario que no dejes muchas horas sin comer, fundamentalmente deberás realizar ingestas de hidratos de carbono complejos que te ayudará a contrarrestar estos efectos: pan integral, papa o batata (hervidas y frías mezcladas con ensaladas sobre todo crudas) o choclo o arroz integral o pastas, cocidas al dente.

Antes del viaje

Si tenés tendencia a todo lo dicho, sería conveniente que días previos, tomes un complemento nutricional con probióticos (bifidobacterias y lactobacilus) para reforzar la flora intestinal. Interviene en el equilibrio de la microbiota o microflora (es el conjunto de microorganismos que habitan normalmente en las distintas partes del cuerpo) y potencia el sistema inmunitario.

Otro recurso es consultar con un especialista en fitoterapia, quien te puede recomendar la toma de alguna de estas infusiones digestivas (hinojo, anís, manzanilla, melisa, comino, menta, tomillo) en lugar de café. Las plantas funcionan como medicamentos y hay que saber la cantidad que podés incluir de acuerdo a tus características personales.

Si sabés elegir adecuadamente los alimentos y las bebidas, sin duda podrán ayudarte a viajar sin síntomas desagradables, sentirte relajado, en paz y con deseos de pasarla muy bien y divertirte.

* Alicia Crocco es Licenciada en Nutrición, autora de Nutrir mi Embarazo, Ansiedad Vs. Saciedad, Creo & Adelgazo, entre otros, y de los libros digitales Como Bien Adelgazo Mejor. Planes A, B, C y D. Conduce y participa activamente en su programa Alimenta Tu Vida, los jueves 18:00 horas. Repetición: martes a las 15:00 horas y sábados a las 19:00 horas, por Metro; www.alimentatuvida.com.