Nutrición

Muchos de los beneficios que se le adjudican a algunas bebidas alcohólicas son otorgados con ventajas y sin efectos secundarios por alimentos más saludables. Su rol en el exceso de peso.

levemente-colesterol-actividad-frecuente-beneficios_CLAIMA20150504_0083_27

Muchos creen, entre otras cosas, que las bebidas alcohólicas fijan las grasas. Podemos decir rotundamente que no es así. Este es sólo uno de los mitos que las rodea. En esta columna aclararemos algunos de los equívocos y distorsiones en torno al alcohol.

Ante todo es importante recordar que el consumo excesivo de bebidas alcohólicas es una de las causas más frecuente de hiperlipidemia secundaria (aumento de lípidos o grasas circulantes en sangre).

Muchas investigaciones han puesto énfasis en las propiedades beneficiosas de algunas bebidas alcohólicas. Sin embargo, ¿por qué pensar en las propiedades antioxidantes del vino tinto, sin considerar que un aporte variado de verduras y frutas nos brinda el mismo efecto benéfico evitando los indeseados?

Es cierto que el vino tinto (por ejemplo cepa Malbec o Cabernet) tiene el efecto de aumentar levemente el HDL colesterol. Sin embargo, estas fracciones de colesterol bueno se pueden elevar además con la inclusión de actividad física frecuente.

El resveratrol presente en ciertas bebidas alcohólicas puede reducir la formación de coágulos y el riesgo de un ataque cardíaco o al cerebro. También contiene flavonoides y otros antioxidantes y vitamina E. Pero sus propiedades son aprovechadas cuando es consumido en cantidades adecuadas de acuerdo al sexo y otras características de cada persona.

Si tenés control de lo que ingerís podés consumir alcohol diariamente. De todos modos, a fin de que no represente un peligro para tu salud ni una traba para tu descenso de peso, tené en cuenta que sería mejor evitarlo.

El comité de Nutrición de la Asociación Americana de Cardiología recomienda un consumo de alcohol de esta manera:
– En hombres: 2 medidas/ día.
– En las mujeres: 1 medida / día.
Una medida equivale a:
– ¾ vaso de vino (150 cc)
– 1 lata de cerveza (360 cc)
– 1 medida de whisky (50 cc)
– 2 copas de champagne (200 cc)

Pero debemos conocer en detalle cuáles son las consecuencias si las bebidas alcohólicas se consumen en exceso:

– El etanol (el alcohol de las bebidas alcohólicas) puede ser causa secundaria del aumento de grasas en sangre. Cuando se ingieren en exceso, disminuye la absorción de ácidos grasos, movilizando la grasa periférica, y lleva más ácidos grasos al hígado dando como resultado un aumento del colesterol malo (LDL) sanguíneo.

– Aporta muchas calorías (7 calorías por cada gramo de alcohol), que se suman a las que se ingieren con las comidas. Si el total de calorías que se incorpora supera a las que se gastan, el excedente se convierte en grasas que se depositan en el tejido adiposo.

– Puede aumentar la presión arterial.

– Puede producir ataque cerebral.

– Puede causar cáncer de mama.

– Puede elevar los triglicéricos sanguíneos.

– Ingeridas en exceso, el hígado no lo podrá metabolizar y producirá daños, interfiriendo en el metabolismo de los hidratos de carbono, de las proteínas y de las grasas.

¿Cuáles son las enfermedades del hígado que se relacionan con una elevada ingesta de bebidas alcohólicas?

– Hígado graso (esteatosis hepática): es la acumulación de grasa en las células hepáticas.

– Hepatitis alcohólica: el hígado se inflama por el exceso de ingesta de alcohol.

– Cirrosis alcohólica: forma más grave de enfermedad hepática provocada por el alcoholismo.

Sobrepeso y obesidad

Por cada 1 º (grado) de alcohol formamos en nuestro organismo 30 gramos de grasas. 30 g de etanol formamos 1 gramo de grasa.

Si consumís en 4 vasos de vino al día, consumís casi 720 calorías. Tres latitas de cerveza común al día: 435 calorías.

A eso se le suma que, los fines de semana, si te agrada comer pizza las calorías se irán multiplicando.

Hagamos los cálculos:

3 latitas de cerveza común: 435 calorías al día.

1 pizza grande tiene 800 g y cada porción: 125 g aproximadamente. Las calorías van a depender de los ingredientes, considerá que cada porción aproximada va a oscilar entre 250 y 400 calorías.

Hagamos el cálculo de una pizza (cantidad de calorías aproximadas: Si tenemos 250 g de harina (845), 5 g de levadura de cerveza (50), 100 g de tomate (20), 200 g de muzzarella (500): En las 8 porciones: 1400. Por porción: 175 calorías.

A eso hay que sumarle las calorías que provienen del aceite y de los demás ingredientes. Podemos alcanzar aproximadamente 200 a 250 calorías más (375 a 400 calorías por porción aproximadamente) y no comemos sólo 1 porción… sigamos haciendo cálculos.

Si en la comida tomás 2 latitas de cerveza común: 290 calorías, más 3 porciones de pizza: 1125 calorías, lo que representa un total de 1415 calorías, esto proviene únicamente de una comida.

A eso se le suma el sedentarismo (casi nada de gasto energético) y lo que hay que sumar por el resto del día que ya comiste. Estos son algunos de los motivos de tu aumento de peso que no habías considerado.

La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda hacerse chequeos médicos, una alimentación saludable y equilibrada y actividad física frecuente para tener un peso saludable y preservar la salud.

Las calorías de las bebidas alcohólicas, aun controladas, no reemplazan todos estos consejos que se acaban de mencionar. Sé que te gusta contar calorías todo el tiempo. Y con eso no logras nada.

No es necesario que adoptes este método. Si lo hacés te perderás de aportar a tu organismo principios nutritivos y saciedad. Vas a lograr aumentar la adicción por las comidas y las bebidas, no estarás bien alimentado, aumentarás de peso corporal y todo ello te conducirá a sentir que no podés cortar con la adicción.

El primer paso para cambiar es reconocer que las bebidas alcohólicas no permiten controlar la cantidad y, si tenés exceso de peso, serán tu peor enemigo.

Siempre habrá un momento de cambio y aceptación de la realidad. Pensá cuál es tu meta. Priorizá tu salud y tu objetivo. Nada es más valioso que tu vida y bienestar.

Que todo aquello que te tiente y te aparte de la salud, no sea el camino que te conduzca a las enfermedades.

Sos vos quien decidirá qué camino seguir. Si lográs controlar el consumo y te adecuás a la ración diaria permitida, podrás tomar bebidas alcohólicas y no serán obstáculo para adelgazar saludablemente.

Todo es cuestión de aceptar la cantidad que podrás incluir diariamente de acuerdo a tu sexo: 1 medida si sos mujer y 2 si sos hombre.

Las bebidas alcohólicas consumidas desmedidamente te van enfermando y no podrás adelgazar. La decisión sigue siendo tuya, pero aceptá la verdad, no te engañes.

* Alicia Crocco es Licenciada en Nutrición, autora de Nutrir mi Embarazo, Ansiedad vs Saciedad, Creo & Adelgazo, entre otros, y de los libros digitales Como Bien Adelgazo Mejor. Planes A, B, C y D. Conduce y participa activamente en su programa Alimenta Tu Vida, los jueves 18:00 horas. Repetición: martes a las 15:00 horas y domingos a las 19:00 horas (cuando no hay transmisión de futbool), por Metro;www.alimentatuvida.com.