pollo-satay

Ingredientes: (1 porción)

Maníes crudos: ½ taza de las de té
Cebolla picada: 1 pocillo de café
Raíz de jengibre, pelada y bien troceada: cantidad suficiente
Ajo picado: 1 diente
Pollo sin piel en cubos: pata y muslo
Coco bien cortado: 1 cucharada de las de postre
Salsa de guindilla: 1 cucharadita de las de té
Queso untable descremado: 1 cucharada de las de postre
Edulcorante: 1 cucharada de las de postre
Leche descremada: 1 pocillo de los de café
Sal: 1 pizca

Ingredientes: sumergir los maníes en agua durante 1 minuto. Escurrir y cortarlos en pequeñas astillas. Calentar una cazuela de base resistente y añadir 1 cucharadita de aceite y retirar con servilleta de papel blanco el excedente. Colocar los maníes durante 1 minuto, hasta que esten dorados y crujientes. Retirar con una espumadera. Añadir la cebolla, el jengibre y el ajo cocinar. Retirar con una espumadera y seca sobre papel de cocina.
Añadir los trozos de pollo durante 3 o 4 minutos y cocinar por ambas caras. Pinchalos en palos de brochette previamente mojados y mantenlos calientes. Añadir el coco a la cazuela caliente.
Agregar la salsa de guindilla, el queso untable y la mezcla de cebolla y cocinar durante dos minutos. Echar el edulcorante, la leche y la sal y cocina por 3 minutos más. Sirve los pinchos de pollo calientes, con un plato de la salsa también caliente para mojar, salpicada con los maníes tostados.
Dejar en remojo en agua fría los palos de brochette durante 2 horas como mínimo, o preferiblemente durante toda la noche. Esto los prevendrá de carbonizarse mientras el pollo, pinchado en ellos se calienta en el horno.

 

Te invito a que te hagas fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces clic y listo.

Si eres profesional del área de la salud, también puedes hacerte fan de Cursos Profesionales Salud (CPS), haciendo lo mismo.