alimentación ejercicios diabetes

Una revisión de 53 estudios, realizados entre 1991 y 2015, y que describen hasta 66 programas de dieta combinada y actividad física, muestra evidencias de que estos programas son efectivos para reducir el número de casos.

Investigadores estadounidenses han determinado que los programas sanitarios basados en la dieta y el ejercicio pueden prevenir la diabetes en personas con factores de riesgo, y que esta estrategia también ayuda a reducir el coste económico asociado a esta enfermedad.

El estudio fue encargado por el Equipo de Trabajo de Servicios a la Comunidad, un grupo independiente, no remunerado, de expertos en salud y prevención públicas que establece recomendaciones sanitarias. El trabajo consistió en una revisión de 53 estudios, realizados entre 1991 y 2015, que describen hasta 66 programas de dieta combinada y actividad física. Los analistas encontraron evidencias de que estos programas son efectivos para reducir el número de nuevos casos de diabetes, según publica Annals of Internal Medicine.

“Si usted hace ejercicio y come mejor, usted reducirá su riesgo de desarrollar diabetes”, ha señalado el doctor Patrick L. Remington, coautor de la recomendación, quien ha advertido que lo que “no funciona es simplemente decir a alguien que coma mejor y haga ejercicio”.

Los programas de salud que promocionan la dieta y el ejercicio, bien desde organismo sanitarios o desde los seguros de salud, trabajan directamente con la población durante al menos tres meses, proporcionando asesoramiento, entrenamiento y apoyo a lo largo de varias sesiones. Además, muchos incluyen la atención de nutricionistas, fisioterapeutas, además fomentar metas específicas para bajar de peso.

Los programas analizados fueron dirigidos a adolescentes y adultos con prediabetes, marcada por los niveles elevados de azúcar en la sangre que aún no era lo suficientemente alto como para ser diagnosticados con diabetes tipo 2.

“En general, las personas que pueden estar en mayor riesgo de diabetes (adultos y niños) son los que tienen sobrepeso o son obesos y los que tienen un estilo de vida sedentario”, ha afirmado el doctor Ethan Balk, de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island, autor principal de la revisión.

Cambios en el estilo de vida

La revisión encontró que estos programas ayudaron a mejorar la pérdida de peso, reducir el azúcar en la sangre y reducir el riesgo de un diagnóstico posterior de diabetes. Algunos también ayudaron a mejorar los marcadores de colesterol, y ninguno informó de daños a largo plazo en relación con estos programas.

Además, el grupo de trabajo también realizó una evaluación económica, y encontró que estos programas son rentables. “Esto es más rentable que la mayoría de lo que hacemos en medicina, pero no es gratis, cuesta algo”, ha señalado Remington, quien considera que el retorno del coste son muchos años de vida saludable, “por lo que creemos que es rentable”.

“Gimnasios y clubes de salud ofrecen ya este tipo de programas para sueldos modestos”, ha afirmado, al tiempo que advierte de que “hemos diseñado un sistema de salud para tratar enfermos, no para prevenir la enfermedad”.

“El primer paso puede ser un cambio en las actitudes de los proveedores de salud”, ha explicado, advirtiendo que “muchos médicos no creen que la diabetes puede prevenirse con cambios de estilo de vida”. “Creo que la comunidad médica ha sido tan influenciada por tendencias seculares a largo plazo que han perdido confianza en el individuo para tratarlos a través de cambios de su estilo de vida”, ha concluido.

Fuente: http://www.jano.es/

 

 

Te invito a que te hagas fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces clic y listo.

Si eres profesional del área de la salud, también puedes hacerte fan de Cursos Profesionales Salud (CPS), haciendo lo mismo.

Además, puedes seguir en Youtube/alimentatuvida. Podrás ver mi programa que se emite semanalmente por la señal de Cable METRO, canal 3 de Cablevisión.