Remedios caseros

Retención de líquidos

¿Cuáles pueden ser las causas de la retención de líquidos? Por ejemplo, estar en los momentos previos de la menstruación, estar embarazada, seguir una alimentación nada saludable, beber más alcohol de la cuenta, fumar o tomar mucho café, consumir mucha sal, el estrés o la falta de sueño.

  • Elimina la sal de tu alimentación: Los alimentos ya la tienen en su composición química y mucho más los industrializados. Es útil que realces el sabor de tus preparaciones con los condimentos, hierbas aromáticas y ajo que brindarán sabor agradable. Evita cocinar con sal.
  • Bebe de 1,5 a 2 litros de agua al día. Esto es para facilitar la eliminación de toxinas que se acumulan y evitar la retención de líquidos. Pero, no más de 3 l de agua ya que vamos a sobrecargar el organismo y se obliga a los riñones a trabajar en exceso innecesariamente. Sería efectivo que se lleve una botellita de ½ l de agua y de esa manera controlaremos cuánto bebemos.
  • Consumir alimentos ricos en agua: frutas y verduras fundamentalmente (de 3 porciones de frutas y 5 de verduras crudas y/o cocidas al vapor variando colores) y seguir un plan alimentario saludable, sería interesante que consultes con un Lic. en Nutrición para que te indique el plan alimentario adecuado a ti.
  • Actividad física diariamente: conseguiremos estimular al sistema cardiovascular, quemar exceso de calorías y mejorar la circulación sanguínea y evitar la retención de líquidos.
  • Consume alimentos ricos en potasio:es un mineral que reduce los efectos dañinos del sodio en exceso en tu cuerpo. Incluye: banana, papaya, naranja fundamentalmente.
  • Incluye infusiones: que además tienen efectos medicinales:

Como la cola de caballo, que presenta potasio, magnesio, silicio, que actúa como un poderoso antioxidante natural depurando el cuerpo y eliminando líquidos. El silicio está presente naturalmente en el arroz, remolacha, lechuga, pepino, cebolla, ortiga, diente de león, palta y frutilla, pero hay que tener presente que se pierde durante la cocción.

Por eso, es un excelente recurso incluir una infusión de cola de caballo de 2 a 3 veces al día.

 

Otras infusiones:

  • Te de boldo: 2 a 3 veces por día: 6 hojitas con 1 taza de agua hirviendo. Dejar reposar 5 minutos y bebe poco a poco en tus desayunos y después de cada comida principal. Las hojas favorecen la eliminación de líquidos, gracias a la presencia de alcaloides de isoquinolina y quinolizidina, un tipo de aceite que favorece la circulación sanguínea.
  • Te de diente de león: Se puede tomar como infusión o en las ensaladas. Toma 1 en el desayuno y otra a la tarde. Unas hojitas o flores dejando en agua hasta que hierva. Después hay que colar y se puede beber.