Menta: infusiones y tinturas

Planta medicinal y aromática perenne.

Las propiedades medicinales se encuentran en la hoja y los principios activos son mentol, cineol, flavonoides, fenoles y taninos.

Se recomienda la menta ecológica, sin restos de pesticidas y es de mejor calidad.

La menta se puede usar de forma interna en infusión, aceite esencial (debe tener una etiqueta que indique explícitamente que es apta para uso interno) y en tintura. Para usos externos de la menta la podemos utilizar en baños, vahos, aceite esencial, cataplasmas, etc.

Beneficios:

Las glándulas salivales se activan por el aroma fuerte de la menta y estimula la producción de enzimas del estómago, relajando los músculos abdominales y ayuda para curar los ardores o el reflujo gástrico.

La infusión o tintura de menta se utiliza para mejorar las digestiones lentas y pesadas.

Puede aliviar los gases y prevenir las flatulencias del tubo intestinal y la hinchazón: se puede tomar en infusión o tintura.

Es antiinflamatoria: Útil en casos de golpes, esguinces, torceduras, en casos de artritis y cualquier situación de dolor.  

Alivia las hemorroides: Un baño de asiento con hojas de menta, disminuye el dolor, la inflamación y la picazón.

Es antiséptica y elimina la picazón: Para ello, deberás triturar las hojas de menta fresca  con un  poco de agua y aplicar el jugo en el rostro. Esto puede calmar infecciones, erupciones y el acné.

Tos, bronquitis, gripe y resfriado: La menta tiene efecto descongestionante, expectorante y antiséptico y alivia la tos.

Tranquilizante: Calma las palpitaciones cardíacas, estados de estrés y ansiedad, los nervios y el insomnio. La recomendación es ingerir antes de irte a dormir unas gotas de la esencia de menta en 1 vaso de agua caliente.

Mejora la circulación sanguínea: tiene propiedades anticoagulantes y se puede utilizar en dolores de cabeza, hinchazón de piernas, en várices, etc.

Dolor de cabeza: Puede deberse por múltiples factores: malas digestiones, problemas en el funcionamiento digestivo. Si se inhala el aceite esencial se reduce los síntomas de la migraña o jaqueca.

Su aroma refrescante puede reducir los malestares y molestias.

Combate el  mal aliento: El sabor fuerte elimina la halitosis, reduce la cantidad de bacterias en la boca que son causantes del mal aliento.

Recomendada para ser utilizada para reducir los mareos en los viajes. Mastica 1 hoja de menta.

Fatiga: puede combatir la fatiga mental y física e incluso para los periodos de convalecencia.  

Para neuralgias: Cuando los dolores son de origen neurológico se pueden aliviar con una infusión o tintura de menta en forma externa como uso tópico con aceite esencial o con cataplasmas.

Hongos de la piel y uñas: Para estos casos se aplica de forma tópica un fomento con menta o con aceite esencial de menta mezclado con un aceite base si es en la piel (dermatomicosis), o se puede aplicar el aceite esencial directamente con un bastoncillo o gasa para eliminar los hongos de las uñas (pie de atleta).

Eczema, dermatitis y urticaria: Aliviar los casos de eczema y de urticaria si la aplicamos de forma tópica y local. Se puede utilizar la infusión para limpiar heridas y picaduras de insectos. Al aplicar directamente en quemaduras y cortes facilita la cicatrización y curación de la herida evitando la infección.

Contraindicaciones y uso seguro de la menta

Para los baños de asiento, se recomiendan las mismas cantidades y realizarlos cuando el agua esté templada o tibia.

Los que no quieren consumir la menta en forma de té lo pueden hacer en jugos o licuados.

Se requiere un puñado de hojas y agua. Beber una cucharada cada hora.

En caso del aceite esencial de menta, no se indica en embarazadas, las que amamantan, en niños menores de 6 años y pacientes con alergias respiratorias o hipersensibilidad.

Puede ocasionar insomnio o nerviosismo si se consume en exceso provocando náuseas, taquicardia.

En caso de la infusión o tisanas de menta se aconseja no en niños pequeños, en casos de acidez, reflujo o hernia hiatal, en pacientes con cálculos renales o de vesícula, en embarazadas, las que amamantan porque puede afectar al bebé.

¿Cuánta menta se puede usar o tomar? Para adultos sin problemas mencionados: 20 a 30 g de hojas frescas de menta por litro de agua hervidida.

No consumir más de 3 tazas por día, repartidas en 3 dosis: mañana, tarde  y noche.

En casos de uso externo, las cataplasmas pueden contener más hojas para mejorar el efecto.

Toda la información que te brindo en Alimenta tu vida es general y no excluye la consulta médico nutricional.