Tomate contra el ictus cerebral

Muchas son las propiedades del tomate:

Reduce el colesterol

Ayuda a eliminar las toxinas, ocasionando un efecto diurético.

Combata las infecciones.

Mejora el sistema inmune.

Regula el tránsito intestinal.  

Protege la piel de los rayos ultravioletas.

Favorece la rápida cicatrización de heridas.

Disminuye los efectos del envejecimiento sobre las funciones cerebrales.  

Evita enfermedades cardiovasculares y reduce el riesgo de infarto.  

Otra noticia importante es que los tomates son beneficiosos para prevenir el ictus cerebral. El ictus cerebral afecta a los vasos sanquíneos que suministran sangre al cerebro.

La revista científica “Neurology” ha publicado un trabajo de la Universidad de Finlandia Oriental, que muestra que los hombres analizados que consumen habitualmente tomates y que han reflejado a través de los estudios sanguíneos  valores altos de licopeno: antioxidante de la familia de los carotenoides, tenían menos probabilidades de sufrir un derrame cerebral, accidente vascular cerebral y accidente cerebrovascular.

El licopeno ayuda a combatir la inflamación y los coágulos de sangre y puede ser mejor que otros antioxidantes.

El estudio duró 12 años. Han evaluado a 1.031 hombres de 45 a 55 a los que se les medido sus niveles de sangre en licopeno, alfa y beta caroteno, y vitaminas E y A.

Se ha comprobado que aquellos que ingirieron pastillas de licopeno no tuvieron los efectos benéficos que quienes consumieron tomate.

Hace tiempo que algunos estudios científicos aseguran que el tomate con aceite de oliva evita el cáncer de próstata, de mama, digestivo, páncreas  y enfermedades cardiovasculares.

 

La revista “Neuro Oncology” ha demostrado que esta hortaliza tiene un gen que puede ayudar a vencer tumores cerebrales y en aquellas personas que consumen habitualmente tomate rojo, tienen un 50% menos de riesgo de padecer un infarto de miocardio, ya que los amarillos, verdes, morados no tienen licopeno.

La salsa de tomate con aceite de oliva virgen y el ketchup contienen grandes niveles de licopeno y pueden ser, según el estudio, la mejor forma de prevenir el ictus cerebral.

 Fuente: Nutritelia