Artritis reumatoidea- Alimentos permitidos y prohibidos

Artritis reumatoidea

La artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico que puede afectar no solo tus articulaciones, sino además puede dañar varios sitios de nuestro cuerpo: piel, ojos, pulmones, corazón y vasos sanguíneos.

Es un trastorno autoinmunitario.

¿Por qué se produce?

Cuando el sistema inmunitario ataca por error los tejidos corporales.

Se diferencia a la artrosis en la afección del revestimiento de las articulaciones, que ocasiona inflamación y dolor causando desgaste oseo y deformación de la articulación.

La inflamación producida en la artritis reumatoide puede dañar también otras partes del cuerpo.

La medicación cumple su función pero no en todos los casos graves que puede ocasionar discapacidades físicas.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

  • Rigidez de las articulaciones fundamentalmente por las mañanas que empeora y con el tiempo de inactividad.
  • Articulaciones doloridas, calientes e hinchadas
  • Fatiga, fiebre y pérdida de peso

La artritis reumatoide cuando comienza, puede afectar las articulaciones más pequeñas, especialmente aquellas que unen los dedos con las manos y la de los pies.

A medida que la enfermedad avanza, los síntomas suelen irradiar muñecas, rodillas, tobillos, codos, caderas y hombros, generalmente en ambos lados del cuerpo.

Aproximadamente el 40 por ciento de las personas que presentan artritis reumatoide, tienen signos y síntomas que no relacionados con las articulaciones, por ejemplo:

  • Piel
  • Ojos
  • Pulmones
  • Corazón
  • Riñones
  • Glándulas salivales
  • Tejido nervioso
  • Médula ósea
  • Vasos sanguíneos

Recuerda que el tratamiento va a depender de la gravedad basándose en los síntomas y signos, que pueden aparecer y desaparecer. Los períodos de mayor actividad de la enfermedad (brotes o exacerbaciones), se alternan con períodos de desaparición de los signos o síntomas, en los que la hinchazón y el dolor se atenúan o desaparecen.

Si no hay cuidados necesarios puede con el tiempo, ocasionar que las articulaciones se deformen y se salgan de lugar. No obstante, se puede llegar a estas instancias pero en proceso más lento.

 

¿Qué alimentos te pueden ayudar a combatir la artritis reumatoidea?

Por eso, hay que llevar a cabo estos pilares que a continuación se detallan:

  • Alimentación equilibrada, que evite el exceso de peso, que favorezca el correcto funcionamiento de las articulaciones y la salud ósea.
  • Actividad física moderada y diaria. Por ejemplo nadar en piscina climatizada.
  • Dormir con un colchón duro y cálido no muy arropado.

En la mesa diaria, hay que incluir alimentos que eviten la inflamación:

  • Alimentos ricos en omega- 3, antioxidantes: vitamina A, C, E, antocianinas (polifenoles), flavonoides, betacarotenos y minerales como ácido fólico, calcio, selenio, todos estos principios nutritivos impedirán que los dolores se manifiesten.

La alimentación debe estar formada por alimentos naturales, libres de aditivos ni conservantes, fundamentalmente de origen vegetal, baja en grasas saturadas y evitar los azúcares escondidos presentes en los alimentos industrializados. 

http://www.clarin.com/buena-vida/nutricion/Alimentos-industrializados-nombres-azucar_0_1313268781.html

Para la reparación de probables tejidos dañados es importante el aporte de proteínas de alta calidad nutricional sin exagerar la cantidad. Incluir en cada una de las comidas principales una cuota de proteína (tofu, pescados azules, huevo, etc.). 

¿Dónde se encuentran los nutrientes que favorecen la disminución de la inflamación?

  • Alimentos ricos en ácidos grasos omega- 3: en los pescados azules (caballa, atún, sardina, etc.). El salmón es uno de los que más presenta y además contiene vitamina D necesaria para fijar el calcio.
  • Además se encuentra en las semillas de lino, chía, sésamo.
  • Alimentos ricos en sustancias antioxidantes: (Vitamina A, betacarotenos, C, E, antocianinas, flavonoides).
  • Alimentos ricos en Vitamina A y betacarotenos: en los vegetales como zanahoria y batata, ambas además presentan vitamina C, además brócoli, col risada, que así mismo presenta calcio, ácido fólico y vitamina C, espinaca (también hierro y calcio), calabaza. Frutas como melón, papaya y mango.
  • Alimentos ricos en vitamina C: frutas como ciruela kakadu, acerola, guayaba, grosella negra, kiwi, vegetales como ají morrón rojo y en menor proporción estos vegetales y frutas: brócoli, grosella, coles de Bruselas, caqui, papaya, frutillas, naranja, limón, melón, coliflor, pomelo, frambuesa, mandarina, espinaca, col cruda, mango y lima. La vitamina C colabora en la regeneración del colágeno, proteína necesaria para la piel, huesos y articulaciones.
  • Alimentos ricos en vitamina E: aceites vegetales de maíz, de germen de trigo, girasol, cártamo y soja, frutas secas, como las nueces, almendras, maní, avellanas (además presentan selenio y calcio), semillas de girasol, hortalizas de hoja verde (espinacas), también brócoli y alimentos enriquecidos. El brócoli, según estudios con ratones en una universidad inglesa, manifestando que bloquea a una enzima que produce daños en el cartílago, aún así se están buscando los mismos beneficios en humanos..
  • Alimentos ricos en antocianinas (polifenoles): arándanos, ciruelas, higos, maracuyá, mora, uva negra, cerezas, frambuesas, frutillas, granada, manzana roja, sandía, pera roja, ciruelas pasas. Verduras: ají morrón rojo, rábano, tomate, remolacha, col o repollo colorado, berenjena.
  • Alimentos ricos en flavonoides: arándanos, ciruelas, manzanas, naranjas, fresas, vegetales como espinaca (evitarla por la presencia de purinas),. Además en el chocolate, frutas secas (además vitamina E, selenio y calcio), el vino tinto y derivados de la soja y el té verde.

 

  • Alimentos ricos en ácido fólico: hortalizas de hoja verde oscura, cítricos, palta, espárrago (evitarlo por la presencia de purinas), brócoli, etc.

Al tener intolerancia a la lactosa, utilizar leche de soja en artritis reumatoidea, derivados del tofu, yogur de soja, carne vegetal que son ricas en proteínas y en magnesio.

Incluir cereales integrales, que presentan selenio, manganeso y vitaminas, fibra evitando el estreñimiento, elimina las impurezas.

Las investigaciones demuestran que algunos aceites vegetales como los de borraja y de prímula de primavera también podrían aliviar los síntomas de la Artritis reumatoidea.

Condimentos a utilizar: cúrcuma, hierbas ricas en timol, limón, ajedrea, orégano, tomillo, albahaca, jengibre.

Ananá contiene bromelina, enzima con propiedades antiinflamatorias produce mejor efecto cuando se la combina con cúrcuma.

Evitar:  
 

  • Alimentos ricos en grasas saturadas como panceta, embutidos, vísceras, salchichas, leches y derivados.

 Alimentos ricos en oxalato: ya que impiden la absorción del calcio y se depositan en las articulaciones en forma de cristales: espinaca, remolacha, acelga, ají morrón, germen de trigo, frutas secas (por el bajo consumo no evitarlas). Los oxalatos son compuestos contenidos en estos alimentos que impiden la absorción del calcio al unirse a este compuesto. Por tal motivo, para evitar deficiencias de calcio hay que reducir la ingesta simultánea de los alimentos ricos en oxalato.

  • Alimentos ricos en purinas: estas se transforman en ácido úrico en el organismo. vísceras, carne vacuna y derivados, embutidos, extracto de carne, caldos concentrados, pollo, cerdo, hígado, sardinas en aceite. Contenido moderado en verduras de hoja verde, espárragos, champiñones, coliflor y legumbres. 
  • Exceso de proteínas: produce ácido úrico que se acumula en las articulaciones y agrava la enfermedad.

Recuerda que eres un ser único e irrepetible. Deberás concurrir frecuentemente a la consulta médica cuando el profesional te lo sugiera y con un Lic. en Nutrición con quien establecerán las pautas nutricionales personalizadas.