Caída del cabello: remedios caseros

Remedios caseros para la caída del cabello:

La caída de cabello o alopecía es un problema de salud muy frecuente que afecta más a los hombres que a las mujeres, pero que puede sufrirlo cualquier persona en algún momento.

¿Cuáles pueden ser las causas? Muchas entre ellas estrés, genética, envejecimiento, trauma físico o psíquico, cambios hormonales: embarazo, adolescencia, menopausia, exceso de vitamina A, posparto, calor de secador, planchitas, rizadores, medicamentos, etc.

Te voy a mencionar 7 remedios caseros naturales que no excluyen la consulta médica:

  • Lava tu cabello con vinagre de manzana: lo aplicas después de haberte lavado el cabello. El vinagre de manzana recupera el brillo y logar una desinfección previniendo enfermedades del cuero cabelludo.
  • Jugo de limón: Puedes aplicarlo en las raíces con suaves masajes antes de cada lavado o después. También puedes diluir un poco de jugo de limón con un poco de agua en el recipiente de vaporizador y aplicarlo todas las mañanas. Presenta efectos antibacterianos mejorando la salud del cuero cabelludo y podrás comenzar a deshacerte de todos los productos químicos que se encuentran en el aire y en la cosmética capilar más frecuente.
  • Mascarilla de aceite, limón y huevo: Aunque el limón lo puedes utilizar después de cada lavado masajeando por las raíces del cabello, esta mascarilla potenciará los efectos. Para aplicarla necesitarás un poco de aceite de oliva, 1 huevo y una clara y un poco de jugo de limón. Cuando mezcles bien los ingredientes, lograrás una sustancia un poco densa que podrás aplicar directamente. Extiéndelo desde la raíz hasta las puntas. Si tu problema es que además tienes el cabello quebradizo, puedes aplicarlo solamente en las puntas. Para un mayor efecto cubre tu cabello con un film de plástico o un gorro de ducha y deja que actúe toda la noche. En la mañana siguiente, lávate el cabello con normalidad. Irás viendo que tu cabello se hará más fuerte con el tiempo y se prevendrá su caída.
  • Tónico de agua de coco y limón: Sirve tanto para detener la caída del cabello como para prevenirla. Añade al agua de coco el jugo de medio limón e introdúcelo en un recipiente con un vaporizador. Puedes aplicar la mezcla con cuidado mechón por mechón antes de lavarte el cabello. Si su apariencia no te resulta pesada, puedes utilizarlo en una pequeña cantidad a las mañanas para facilitar el cepillado.
  • Mascarilla de cebolla y aceite de argán o miel: Ayuda a la detención de la caída del cabello. Deberás asegurarte que tu cuero cabelludo no sea sensible ya que podría reaccionar con los ácidos de la cebolla. Pica una cebolla finamente y añádele 2 cucharadas de aceite de argán hasta que se forme una pasta para que sirva de mascarilla. Repártela haciendo un masaje y deja actuar durante unos minutos o durante toda la noche. A la mañana siguiente lávate con agua tibia y champoo normal. Con este remedio casero aprovecharás las propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y reparadoras de la cebolla y la hidratación extrema que garantiza el aceite de argán. SI no tienes aceite de argán, puedes utilizar aceite de oliva o miel de abejas, pero siempre que estos ingredientes sean naturales y libres de químicos.

Estos recursos no excluye la consulta médica y de un Lic. en Nutrición.