Hipertensión arterial: Remedios caseros

Uno de cada tres personas en el mundo, sufre de presión alta  es decir hipertensión.
Sin duda es una tasa bastante alta, por lo que mantener la presión arterial a raya es vital para evitar el riesgo de accidentes cerebrovasculares y tener un corazón saludable. 

Situación preocupante

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) informan que aproximadamente 1 de cada 3 adultos en Estados Unidos tiene presión arterial alta. La condición en sí por lo general no presenta signos ni síntomas y puedes tenerla durante años sin saberlo provocando serios daños en tu cuerpo.
 
Remedios caseros:

Alimentos ricos en omega 3: Consumir regularmente alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 contribuye a regular los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre para evitar la obstrucción de las arterias: salmón, atún, sardinas, arenque, bacalao, mariscos, semillas de chía y lino y aceite de oliva.
Almendras: 1 puñado de almendras crudas diariamente puede contribuir a controlar la presión arterial y esto se debe a la presencia de ácidos grasos Omega 3 que reducen el colesterol y mejoran la función cardíaca.

Apio: Es un excelente aliado ya que es un diurético natural.

 

Cúrcuma: Presenta acción antioxidante y antiinflamatoria. Cuando se consume con pimienta negra puede tener un efecto vasodilatador, ideal para mejorar la circulación y mantener limpias las paredes arteriales. Actúa además como anticoagulante natural lo que significa que regula el flujo sanguíneo.

Licuado de limón y perejil: Provee un efecto diurético.

Tanto el limón como el perejil contienen nutrientes importantes que facilitan la eliminación de líquidos y el exceso de sodio.

Realizar un licuado o batido con 1 limón entero y cáscara y perejil. Se le puede agregar 1 vaso de agua. A través de la orina el cuerpo elimina sustancias que pueden elevar la presión arterial.

Beber en ayunas. Otra opción es exprimir el limón en una taza de agua tibia y beberlo en ayunas.

Banana: Fuente importante de potasio, mineral esencial para las personas que necesitan controlar la presión arterial.

Para aquellos que no tienen exceso de peso, consumir 2 por día.

Ajo crudo: concentra una cantidad importante de nutrientes que ayudan a mantener la presión arterial y esto se debe a sus compuestos presentes sulfurados que promueven la buena circulación sanguínea disminuyendo la presión arterial.

Aceite esencial de lavanda: Un remedio casero en caso que la presión suba sorpresivamente: 10 gotas de aceite esencial de lavanda en un paño e inhalar por la nariz.

Hojas de olivo: En 1 litro de agua hirviendo, coloca un puñado de hojas de olivo. Luego cuelas y guardas en un frasco de vidrio. Bebes hasta 2 vasos por día.

Cebolla, ajo y jugo de limón: En un recipiente coloca la cebolla picadda, 7 dientes de ajo y jugo de limón. Añade agua hasta que todos los ingredientes estén cubiertos y deja reposar toda la noche. A la mañana cuela y bebe en ayudas durante 9 días consecutivos.

Mezcla de aceite de lavanda, mejorana y aceite de jojoba: Masajea el pecho lentamente con movimientos circulares con una mezcla de 5 gotas de aceite de lavanda, 5 de mejorana y 20 ml de aceite de jojoba.

Tilo, cola de caballo, abedul, hinojo: Mezcla 1 cucharada de tilo, otra de cola de caballo y otra de abedul y otra de hinojo en 1 taza de agua. Hierve 3 minutos. Luego deja reposar y cuelas. Podrás beber 2 tazas como máximo por día.

Uvas: Extrae el jugo de 15 uvas sin cáscara ni semillas y lo mezclas con ½ vaso de agua. Bebe antes del desayuno durante 10 días seguidos.

Berenjena: Corta 1 berenjena en rodajas sin pelar y colócala en una licuadora. Añade 1 vaso de agua y mezcla bien. Cuela y bebe en ayunas durante 10 días.

Fuente: holadoctor.com