Tendinitis: remedios caseros

¿Qué es la tendinitis? Es la  inflamación de un tendón debido a un golpe o esfuerzo excesivo.

Estos remedios caseros que te voy a sugerir no excluyen la consulta médica.

Soluciones naturales para tratar la tendinitis:

Jengibre: En un recipiente de acero inoxidable coloca 1 taza de agua y lo llevas a fuego lento hasta que hierva. Agrega  1 cucharadita de jengibre y deja actuar 2 minutos. Apaga el fuego, deja reposar 10 minutos y lo colas. Toma esta infusión tibia, de 2 a 3 veces al día.

La raíz es un poderoso antiinflamatorio natural que puede ayudar a controlar el dolor y la hinchazón.

Aceite de ricino y aceite de oliva: Mezcla 5 cucharadas de aceite de ricino y  3 de aceite de oliva, llévalo al microondas durante 20 segundos. Comprueba que la temperatura esté apta para que no te queme.

Aplica directamente para que disminuya la inflamación y calme la sensación de dolor y rigidez.

Gel de aloe vera y aceite de menta: Mezcla 5 cucharadas de gel de aloe vera con 1 cucharadita de aceite de menta. Esparce sobre la zona afectada y cúbrelo con una venda.

Utilízalo durante todos los días que tengas dolor.

Este remedio refresca y es antiinflamatorio, favorece el alivio de la irritación de los tendones y mejora la movilidad.

 

El reposo es muy importante para cualquier tipo de lesión. La quietud hará que los ligamentos se puedan recuperar y que tener movilidad. Ten presente que, la atención médica es lo principal. Estas son simplemente ayudas que palean los dolores pero eres único e irrepetible.

Estos remedios son en carácter de información general. Eres único e irrepetible. Consulta con el especialista en fitoterapia.