¿Cómo eliminar residuos tóxicos en frutas y verduras?

El glifosato es un compuesto químico presente en los pesticidas que usan los agricultores en sus cultivos. Es uno de los pesticidas más utilizados en el mundo y se encuentra en su mayor concentración en el herbicida Roundup. El problema de los residuos de glifosato en los alimentos se ha convertido últimamente en un tema cada vez más preocupante debido a que diversos estudios han demostrado que este herbicida en particular puede ser cancerígeno (es decir, puede provocar cáncer). En especial, tres estudios han descubierto una relación entre los residuos de glifosato y el desarrollo de un cáncer del sistema inmunitario llamado linfoma no Hodgkin.

 

 

Es preocupante que en Argentina haya abuso de agroquímicos para evitar ciertas enfermedades, sin embargo el abuso de pesticidas (glifosato) y otros plaguicidas pueden ocasionar enfermedades como el cáncer. De ahí la importancia de lavar adecuadamente las frutas y las verduras y no basta con un simple lavado con agua para eliminar la suciedad y los agentes patógenos.

Igualmente las sustancias tóxicas son persistentes, no se pueden eliminar, se absorben a través de las raíces y mucho menos las que forman parte de la modificación genética de algunas semillas.

Estos agrotóxicos se utilizan para rociar las plantas y pueden permanecer largos períodos en el ambiente antes de desintegrarse y acumularse en los tejidos de la mayoría de los organismos vivos.

Algunos agrotóxicos pueden viajar y ser arrastrados por el agua y vientos produciendo intoxicaciones, como sucede en diversas provincias de nuestro país y en los llamados ‘pueblos fumigados’, donde los casos de cáncer y otras enfermedades son alarmantes.

Diversas investigaciones demostraron que los agrotóxicos causan daño a la salud.

Una investigación de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) llegó a la conclusión de que el 80% de las muestras de frutas y verduras que tomaron del recupero del Mercado Central (cítricos, morrón, verduras de hojas verdes, zanahoria, cebolla de verdeo, zapallito, remolacha, berenjena, papa, cebolla, pera) dieron la reacción positiva en al menos un compuesto de los insecticidasfungicidas y herbicidas estudiados.

El 27,7% dieron positivo para 3 o más compuestos.

El 7,7% supera los valores permitidos del Límite Máximo Regulatorio (LMR) fijado por el estado. Muchos productos aún no se encuentran regulados.

Entonces ¿Qué hacemos?    

Para disminuir los efectos de las sustancias tóxicas presentes en las frutas y verduras que consumimos se recomienda:

  • Lavarlos bajo el chorro de agua de la canilla, porque el efecto abrasivo del agua corriente ayuda a remover más residuos que si sólo los remojamos en un recipiente
    *
    Pelar la cáscara o limpiar los alimentos con un cepillo de cerda dura limpio.
  • Los residuos de pesticidas se adhieren más a las frutas que tienen cáscaras cerosas o cáscaras suaves por ejemplo en las bananas y melones. Se transfieren residuos de pesticidas a la pulpa de dichas frutas cuando se cortan o preparan.
  • También debes lavar los utensilios o la vajilla en que se encontraban las frutas y las verduras antes de lavarlas.
  • Usa un trapo de cocina limpio o una toalla de papel para limpiar y secar todas las frutas y verduras lavadas. De este modo, eliminarás los residuos de pesticidas que aún permanecen en tus alimentos.
  • Si lavas varios productos, usa toallas de papel. Tíralas después de limpiar cada fruta o verdura para evitar que vuelvan a contaminarse.
  • Las manzanas como otros alimentos, si fueron tratadas con parafinas o ceras puede ser que algunos residuos de pesticidas queden debajo de las parafinas o las ceras,
  • Hay que descartar las hojas externas de la lechuga o el coliflor.
  • La cocción no reduce la presencia de algunos pesticidas. Por eso hay que quitar las capas externas de las carnes rojas, de aves de corral o comprar sin piel o carnes magras (además de las frutas y verduras) ya que pueden contener altos niveles de glifosato y residuos de otros pesticidas.
  • No es fácil evitar el glifosato debido a que no solo se usa para rociar los cultivos, sino también algunos de dichos cultivos sirven de alimento para los animales.
  • Aún si compras productos orgánicos deberás lavar cada pieza antes de consumirla.
  • Por eso, lo más seguro sería que cultivemos nuestra quintita en casa o en sitios y estaremos más seguros de estar cuidando nuestra salud.